In Recetas

 

A simple vista, el arroz integral presenta un cierto tono marrón, ya que mantiene su capa de salvado. Su principal característica, que lo diferencia del arroz blanco, es que posee mucha más fibra que éste.

Su valor nutritivo es considerable, ya que aporta proteínas, hidratos de carbono, minerales (sodio, potasio, fósforo, calcio, hierro…), y vitaminas. Su aportación de fibra lo convierte en un elemento muy beneficioso para la salud, especialmente a la hora de regular el funcionamiento intestinal, reducir los niveles de colesterol y prevenir el cáncer de colon.

Es un cereal muy completo, energético y de fácil digestión, por eso se recomienda para todas las edades, especialmente niños, ancianos y celíacos. Muy eficaz en el caso de enfermedades renales, cardíacas y vasculares, afecciones hepáticas e hipertensión. También se recomienda en curas de adelgazamiento, al ser un carbohidrato de absorción lenta que proporciona al cuerpo la sensación de estar saciado durante mucho más tiempo.


Preparación básica :

Se puede utilizar tanto olla normal como olla a presión.
Medir dos volúmenes de agua por uno de arroz.
Hacer hervir el agua con una pizca de sal.
Añadir el arroz, y esperar a que hierva.
Tapar o cerrar la olla y cocer a fuego lento durante 45 min.
Apagar y dejar reposar 10-15 min.

 

 

 

 

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies