In Deporte, Monsito

Mon no se puede ni mover. Se ha despertado fatal, le duele todo el cuerpo.

Nota dos bolas en la garganta que casi se tocan, y un dolor de cabeza horrible. Por suerte no tiene fiebre, aunque él nunca ha sido de fiebre, sólo con unas décimas se marea y no se puede levantar de la cama.

Y por ese motivo: que no tiene fiebre, no piensa ir al médico, aún está a tiempo de curarse con remedios naturales, así que baja a la herboristería, entra, y mira a Gloria con cara de acelga:

—Hola, Gloría, estoy hecho polvo, ¿Qué puedo tomarme?

—Vaya constipado, ¿qué te duele?

—Garganta, cabeza, congestión nasal…

—Mira, para la garganta te puedes tomar estos comprimidos de propóleo, equinácea, eucalipto y vitamina C. Un jarabe para la tos y un spray para la congestión nasal; Además un complemento alimenticio de vitamina C y otro para reforzar el sistema inmunitario.

— Perfecto, me lo llevo todo.

—Y ya sabes, caldito y cama, que será lo que más te apetezca…

Mon sale un poco alicaído, es el segundo fin de semana que no puede salir a correr, y ahora encima se encuentra tan mal que no podrá ni quedar con sus amigos…

«Voy a llamar a mi madre»  – piensa mientras camina hacia su casa con la bolsa llena de remedios naturales para su catarro. «Si pudieron curar mi torcedura también se curará el catarro, con todo esto y el caldo de mi madre  el lunes estoy nuevo.» Y una pequeña sonrisa le asoma en la cara.

Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies